miércoles, 5 de abril de 2017

Los totalitarismos


Arthur Koestler fue un importante periodista y escritor que nació en Budapest en 1905. De familia judía, hijo de un húngaro y una austríaca, súbdito del imperio danubiano hasta su desaparición tras la primera guerra mundial, residente en distintos países, y finalmente de nacionalidad británica, es un buen ejemplo de ciudadano del mundo y testigo de las atrocidades del siglo XX.

Durante los años treinta se afilia al partido comunista y trabaja para la agitprop de la Unión Soviética. Corresponsal en la guerra civil española, será encarcelado por las autoridades franquistas. Se desencantará definitivamente del comunismo con el pacto entre Hitler y Stalin que posibilitará el inicio de la segunda guerra mundial. En los meses siguientes escribirá la novela El cero y el infinito.
pdf  ●  epub    mobi

Zinóviev fotografiado por la NKVD tras su detención en 1936

lunes, 3 de abril de 2017

Los cuatro hijos de Aymon, versión en cómic de Jacques Laudy



Los cuatro hijos de Aymon es uno de los más conocidos poemas épicos de la Francia medieval, cantado por juglares con gran éxito tanto en las cortes de nobles y reyes, como en los mercados de ciudades y aldeas. La historia, que se conserva escrita desde el siglo XIII, transcurre en un pasado lejano, en tiempos de Carlomagno; pero los personajes, las costumbres, las formas de vida, el modo de combatir, las diversiones, corresponden a la época en que se elabora.

Esta leyenda se hará tan popular, que se difundirá rápidamente por toda Europa: en España son muy abundantes los romances dedicados especialmente al hijo mayor, Reinaldos de Montalbán, sin olvidar a su mágico caballo Bayard. Y todavía, varios siglos después, don Quijote de la Mancha conversará con aquél (y nos describirá su rostro más tarde) en el curso de su prodigiosa aventura en la cueva de Montesinos.

Vamos a trabajar la versión en cómic que realizó el historietista belga Jacques Laudy, y que publicó desde el primer número de Le journal de Tintin, en 1946. La traducción, un poco apresurada, es mía. Es un archivo cbz, y puedes leerlo  con la aplicación gratuita GonVisor, de la que incluyo un enlace de descarga.

Monumento moderno en Bogny sur Meuse, en las Ardenas

El informe

Puede presentarse manuscrito o impreso, pero siempre bien presentado: en A4, con portada, índice, páginas numeradas y grapadas. Si se desea, pueden incluirse ilustraciones. Por supuesto, sin faltas de ortografía, por una cara, márgenes de no más de dos centímetros, y, en su caso, caracteres tamaño 12. Debe contener obligatoriamente estas tres secciones:

  • Introducción. Es lo último que se redacta, y no se repite lo ya escrito en las otras dos secciones. Se presenta el trabajo que hemos realizado, y no el cómic: lo que más me ha gustado o me ha resultado más interesante, las dificultades que he encontrado y cómo las he superado, lo que me ha aportado la lectura de la leyenda y la elaboración del informe... Nunca se debe ser negativo, ni indicar que no me ha gustado nada (no es relevante ni le interesa al profesor).
  • Narración de la leyenda. Es la parte más extensa, pero también la más fácil de realizar. Toma notas al tiempo que lees la leyenda, pero sin copiar textualmente los bocadillos del cómic. Al contrario, debes resumir la trama y completarla con la información que te proporcionan las viñetas a través de sus dibujos. Importante: debes dividir obligatoriamente tu narración en distintos capítulos (cada uno con su título), aunque en el cómic no hay partes ni divisiones.
  • Comentario histórico. Es la parte más difícil y más valiosa, y al mismo tiempo más personal, porque cada alumno puede darle un enfoque diferente al de sus compañeros, y todos ser igual de válidos. Veamos algunos ejemplos entre otros muchos posibles: analizar como se representan en la leyenda y en el cómic (que no es lo mismo) las características de la Edad Media que hemos estudiado durante el segundo trimestre; seleccionar uno o más aspectos de la obra (la forma de vestir, los edificios, los grupos sociales...) y profundizar en ellos; imaginar cómo escucharían el recitado de la leyenda, en plena edad media, un noble, un campesino, hombres y mujeres: ¿qué les resultaría más interesante y atractivo a unos y a otros?

Para esta actividad no es preciso citar bibliografía, ya que no hay que buscar más información. Ahora bien, si en tu comentario consideras oportuno incluir algún dato que has localizado y consideras valioso, debes citar el autor, el título de la obra, el año en que se publicó y la página en que aparece el dato; o en su caso, la dirección http.

Los cuatro hijos de Aymon. Manuscrito flamenco del siglo XV. BNF, Fr.764, f.119v.

martes, 28 de marzo de 2017

Las antiguas civilizaciones del Próximo Oriente



Vamos a dedicar las próximas semanas a observar con cierto detenimiento algunas de las primeras grandes civilizaciones de la Humanidad, y especialmente Egipto y Mesopotamia.

Para comenzar, aquí tienes los materiales básicos.

Presentaciones 






Actividades

En este nuevo bloque iremos anotando sucesivamente las actividades a realizar en el Cuaderno. No olvides copiar el enunciado tras el número de la actividad. ¡Es importante llevarlas al día! Ya puedes comenzar rotulando el título del bloque, y a continuación lo que se ha indicado en clase:
  1. Mapa general de las civilizaciones mundiales más antiguas. Recorta, pega, colorea y rotula. Debes consultar el Atlas Histórico.
  2. Características generales de dichas civilizaciones más antiguas. Las puedes copiar de la pantalla octava de la primera presentación.
  3. Mapa de Mesopotamia. Recorta, pega, colorea y rotula. Debes consultar el Atlas Histórico.
  4. En la pantalla novena de la segunda presentación tienes la traducción de varias leyes del famosísimo Código de Hammurabi. Escoge la que te resulte más sugestiva, cópiala en el Cuaderno, y coméntala. ¿Por qué piensas que se establece esa pena para ese delito? ¿Te parece que de este modo se hace justicia? ¿Tiene que ver con la conocida ley del talión? (si no sabes lo que es, averígualo).
  5. Dibuja un zigurat y escribe una breve descripción: qué utilidad tenía, cómo se construía y con qué materiales, cuáles son sus partes…
  6. Con ayuda del alfabeto de Ugarit (pantalla 24 de la presentación de Mesopotamia), transcribe en signos cuneiformes el siguiente texto: «Si hay una palabra más, anúlala y tírala al mar», seguido por tu nombre y apellidos (esto último puede ser más difícil...)
  7. Resumen y comentario de los dos textos de Un Instituto de la antigua Mesopotamia.



Un Instituto de la antigua Mesopotamia

Los dos textos siguientes tienen unos cinco mil años de antigüedad, y constituyen los más antiguos testimonios de la dura vida (o no tanto) del estudiante. Los he tomado del libro de Kramer La historia comienza en Sumer, que encontrarás en bibliotecas y librerías.

EL BUEN (Y PELOTA) ESTUDIANTE

     ―Alumno: ¿dónde has ido desde tu más tierna infancia?
     ―He ido a la escuela.
     ―¿Qué has hecho en la escuela?
     ―He recitado mi tablilla, he desayunado, he preparado mi nueva tablilla, la he llenado de escritura, la he terminado; después me han indicado mi recitación y, por la tarde, me han indicado mi ejercicio de escritura. Al terminar la clase he ido a mi casa, he entrado en ella y me he encontrado con mi padre que estaba sentado. He hablado a mi padre de mi ejercicio de escritura, después le he recitado mi tablilla, y mi padre ha quedado muy contento... Cuando me he despertado, al día siguiente, por la mañana, muy temprano, me he vuelto hacia mi madre y le he dicho: “Dame mi desayuno, que tengo que ir a la escuela.” Mi madre me ha dado dos panecillos y yo me he puesto en camino; mi madre me ha dado dos panecillos y yo me he ido a la escuela. En la escuela, el vigilante de turno me ha dicho: “¿Por qué has llegado tarde?” Asustado y con el corazón palpitante, he ido al encuentro de mi maestro y le he hecho una respetuosa reverencia.
     [Pero, a pesar de la reverencia, no parece que este día haya sido propicio al desdichado alumno. Tuvo que aguantar el látigo varias veces, castigado por uno de sus maestros por haberse levantado en la clase, castigado por otro por haber charlado o por haber salido indebidamente por la puerta grande. Peor todavía, puesto que el profesor le dijo:]
     ―Tu escritura no es satisfactoria.
     [Aquello fue demasiado para el muchacho. En consecuencia, insinuó a su padre que tal vez fuera una buena idea invitar al maestro a la casa y suavizarlo con algunos regalos, cosa que constituye, con toda seguridad, el primer ejemplo de pelotilla de que se haya hecho mención en toda la historia escolar.]
     A lo que dijo el alumno, su padre prestó atención. Hicieron venir al maestro de escuela y, cuando hubo entrado en la casa, le hicieron sentar en el sitio de honor. El alumno le sirvió y le rodeó de atenciones, y de todo cuanto había aprendido en el arte de escribir sobre tabletas hizo ostentación ante su padre.
     [El padre, entonces, ofreció vino al maestro y le agasajó,] le vistió con un traje nuevo, le ofreció un obsequio y le colocó un anillo en el dedo.
     [Conquistado por esta generosidad, el maestro reconforta al aspirante a escriba en términos poéticos, de los que ahí van algunos ejemplos:]
     ―Muchacho: Puesto que no has desdeñado mi palabra, ni la has echado en olvido, te deseo que puedas alcanzar el pináculo del arte de escriba y que puedas alcanzarlo plenamente... Que puedas ser el guía de tus hermanos y el jefe de tus amigos; que puedas conseguir el más alto rango entre los escolares... Has cumplido bien con tus tareas escolares, y hete aquí que te has transformado en un hombre de saber.



EL MAL ESTUDIANTE

    
[El padre empieza por interrogar a su hijo:]
     —¿Adónde has ido?
     —A ninguna parte.
     —Si es verdad que no has ido a ninguna parte, ¿por qué te quedas aquí como un golfo sin hacer nada? Anda, vete a la escuela, preséntate al «padre de la escuela», recita tu lección; abre tu mochila, graba tu tablilla y deja que tu «hermano mayor» caligrafíe tu tablilla nueva. Cuando hayas terminado tu tarea y se la hayas enseñado a tu vigilante, vuelve acá, sin rezagarte por la calle. ¿Has entendido bien lo que te he dicho?
     —Sí. Si quieres te lo repetiré.
     —Pues ya puedes repetírmelo.
     —Te lo voy a repetir.
     —Di
     —Ya te lo diré.
     —Pues dilo ya.
     —Tú me has dicho que fuera a la escuela, que recitase mi lección, que abriese la mochila y que grabase mi tablilla mientras mi «hermano mayor» me grababa otra. Que cuando hubiese terminado mi tarea volviese para acá después de haberme presentado al vigilante. He aquí lo que tú me has dicho.
     —Sé hombre, caramba. No pierdas el tiempo en el jardín público ni vagabundees por las calles. Cuando vayas por la calle no mires a tu alrededor. Sé sumiso y da muestras a tu profesor de que le temes. Si le das muestras de estar aterrorizado estará contento de ti. [Siguen unas 15 líneas destruidas.] ¿Crees que llegarás al éxito, tú que te arrastras por los jardines públicos? Piensa en las generaciones de antaño, frecuenta la escuela y sacarás un gran provecho. Piensa en las generaciones de antaño, hijo mío, infórmate de ellas. […] He interrogado a mis parientes y amigos, he comparado los individuos, pero no he hallado a ninguno que sea como tú. Lo que voy a decirte transforma al loco en sabio, paraliza la serpiente a modo de hechizo y te evitará que des fe a las palabras falsas.
     »Puesto que mi corazón ha quedado henchido de lasitud por culpa tuya, yo me he apartado de ti y no me he precavido contra tus temores y tus murmuraciones. A causa de tus clamores, sí, a causa de tus clamores, he montado en cólera contra ti, sí, he montado en cólera contra ti. Como tú no quieres poner a prueba tus cualidades de hombre, mi corazón ha sido transportado como por un viento furioso. Tus recriminaciones me han dejado acabado; tú me has conducido al umbral de la muerte. En mi vida no te he ordenado que llevaras cañas al juncal. En toda tu vida no has tocado siquiera las brazadas de juncos que los adolescentes y los niños transportan. Jamás te he dicho: «Sigue mis caravanas.» Nunca te he hecho trabajar ni arar mi campo. Nunca te he constreñido a realizar trabajos manuales. Jamás te he dicho: «Ve a trabajar para mantenerme.» Otros muchachos como tú mantienen a sus padres con su trabajo. Si tú hablases a tus camaradas y les hicieses caso, les imitarías. Ellos rinden 10 gur de cebada cada uno; hasta los pequeños proporcionan 10 gur cada uno a su padre. Multiplican la cebada para su padre, le abastecen de cebada, de aceite y de lana. No obstante, tú sólo eres un hombre cuando quieres llevar la contra, pero comparado con ellos no tienes nada de hombre. Evidentemente, tú no trabajas como ellos...; ellos son hijos de padres que hacen trabajar a sus hijos, pero yo... no te hice trabajar como ellos.
     »Obstinado contra quien estoy encolerizado... ¿qué hombre hay que pueda estar encolerizado contra su propio hijo?... He hablado con mis parientes y amigos y he descubierto algo que hasta ahora no había notado. Que las palabras que voy a pronunciar despierten tu temor y tu vigilancia. De tu condiscípulo, de tu compañero de trabajo... tú no haces el menor caso; ¿por qué no lo tomas como ejemplo? Toma ejemplo de tu hermano mayor. De todos los oficios humanos que existen en la tierra y cuyos nombres ha nombrado Enlil, no hay ninguna profesión más difícil que el arte del escriba. Ya que si no existiese la canción [la poesía]..., parecida a la orilla del mar, a la orilla de los lejanos canales, corazón de la canción lejana... tú no prestarías oídos a mis consejos y yo no te repetiría la sabiduría de mi padre. Conforme a las prescripciones de Enlil el hijo debe suceder a su padre en su oficio. Y yo, noche y día, me estoy torturando a causa de ti. Noche y día tú derrochas el tiempo en placeres. Tú has amontonado grandes riquezas, te has extendido lejos, te has vuelto gordo, grande, ancho, poderoso y orgulloso. Pero los tuyos esperan a que la adversidad te coja por su cuenta y entonces se alegrarán porque tú te olvidas de cultivar las cualidades humanas...

Una escuela sumeria

jueves, 16 de marzo de 2017

El arte medieval: siglo XI al XV



Vamos a trabajar las principales manifestaciones artísticas de los últimos cinco siglos de la Edad Media. Los contenidos básicos se expresan a continuación, y como actividades debes:
  • Anotar en el cuaderno el significado de las palabras destacadas en azul. Búscalas en el Diccionario Visual de Arte. En algunos casos puede ser conveniente añadir un dibujo o esquema.
  • Visitar las obras de arte que he enlazado. Aunque puedes mirar por encima el texto, lo importante son las imágenes de cada una: en ellas debes reconocer las características de los distintos estilos medievales.

Arquitectura románica


El románico es el primer estilo artístico europeo. Tras varios siglos de poca actividad constructiva, hacia el año 1000 se iniciaron por todo el continente nuevos proyectos, sobre todo castillos, monasterios e iglesias. Son muy parecidos entre sí, gracias a que el nuevo modo de construir se difundía con los peregrinos (por ejemplo, los que seguían el Camino de Santiago), y a que numerosas cuadrillas de constructores se desplazaban de un territorio a otro en busca de encargos.

Sus principales características son:
  • Se construyeron en piedra tanto los muros como las bóvedas, y así se protegían de los frecuentes incendios. Esto daba como resultado resultado un aspecto de fortaleza, con pocas ventanas, y oscuro en el interior.
  • Predominaron el arco de medio punto (semicircular) y las bóvedas de cañón (también semicircular), de arista (el “cruce” de dos bóvedas de cañón) y de horno (la cuarta parte de una esfera).
  • Los interiores se decoraban con pinturas murales (cubrían paredes y techos) y tapices.
  • Las iglesias tenían planta de cruz latina: una o varias largas naves dirigidas hacia el ábside (donde estaba el altar), y otra perpendicular más corta llamada transepto.
Más información sobre una obra representativa:

Arquitectura gótica

En el siglo XIII triunfó el nuevo estilo gótico. Con el crecimiento de las ciudades, se construyeron en ellas nuevos edificios, tanto religiosos como civiles: catedrales, ayuntamientos, lonjas, hospitales...
Sus principales características son:
  • Al perfeccionarse las técnicas constructivas, los muros podían abrirse en grandes ventanales: el interior quedaba inundado de luz, coloreada por medio de las vidrieras.
  • Predominaron el arco apuntado, de aspecto más vertical, y la bóveda de crucería, formada por el entrecruzamiento de arcos. En el exterior, otros arcos (los arbotantes) reforzaban la estructura.
  • Las iglesias mantuvieron la planta de cruz latina, pero eran cada vez mayores y más elevadas.
Más información sobre una obra destacada:

La escultura y la pintura

Estaban al servicio de la arquitectura: la escultura dominaba en portadas, ábsides y capiteles de las columnas, mientras que la pintura al fresco prolifera sobre muros y bóvedas.

Sus principales características son:
  • Tienen carácter narrativo: cuentan historias, sobre todo religiosas.
  • En el románico no preocupaba imitar la realidad, y utilizaba formas esquemáticas y colores brillantes. 
  • El gótico fue cada vez más naturalista, y quería reproducir las cosas tal como las vemos.
  • A finales de la Edad Media, tanto la escultura como la pintura se habían independizado de la arquitectura. Se hicieron muy abundantes las obras exentas, como los retablos, pinturas al temple sobre tabla, y surgió una nueva técnica, el óleo.
A partir del siglo XI se multiplicaron las nuevas construcciones por toda la España cristiana. El nuevo estilo europeo, el románico se difundió a partir de Cataluña. Algunas de las obras son:
  • Aragón: la catedral de Jaca, el castillo de Loarre y los capiteles del claustro de San Juan de la Peña.
  • Castilla: San Martín de Frómista, los relieves del claustro del monasterio de Silos y, sobre todo, la catedral de Santiago de Compostela, con el espectacular Pórtico de la Gloria.
  • En pintura destacan los frescos (pinturas murales) de San Clemente de Tahull (Lérida) y del panteón real de San Isidoro de León.
Desde el siglo XIII se construyeron grandes catedrales en la Península Ibérica:
  • En la Corona de Castilla destacan las de León (que conserva las vidrieras originales), Burgos y Toledo.
  • Las catedrales de la Corona de Aragón son algo más tardías: Barcelona, Palma de Mallorca y Zaragoza (la Seo, construida en ladrillo en vez de en piedra).
  • Una construcción típica de la época son las lonjas, donde se reunían los grandes mercaderes. De esta época son las de Palma de Mallorca y Valencia
El mudéjar es un estilo típicamente español que convivió con el gótico.
  • Es el resultado del contacto de las arquitecturas cristiana e islámica, de la que toma materiales (ladrillo, yeso, azulejos), elementos (arcos entrecruzados), y formas decorativas (especialmente las lacerías geométricas).
  • Aunque inicialmente fue practicado por albañiles musulmanes, pronto transmitieron estas técnicas a sus compañeros cristianos, que siguieron utilizándolas durante varios siglos.
  • Tiene variantes castellanas, andaluzas y aragonesas. Destaca el conjunto mudéjar de Teruel (torres de varias iglesias, techumbre de la catedral), declarado Patrimonio de la Humanidad.
Algunas obras destacadas:


Европа, y أفريقيا

Amplía y verás.

Los próximos días vamos a trabajar los mapas físicos de Europa y de África: los mares y océanos que la rodean, sus accidentes costeros, las distintas unidades del relieve, los ríos...

Los dos mapas mudos con las listas de accidentes geográficos se han entregado en clase. El material básico que te servirá de ayuda son las dos presentaciones, que ya puedes descargarte aquí:



Recuerda que puedes descargarte e imprimir más copias de los mapas en el Atlas Geográfico, donde también encontrarás los mapas completos.

Jirafas turistas contemplando el Kilimanjaro

viernes, 3 de febrero de 2017

El corazón de las tinieblas



|  PDF  |  EPUB  |  MOBI  |


Durísimo alegato contra el imperialismo. El narrador (como había hecho el mismo autor) obtiene el empleo de capitán en uno de los barcos que recorre el río Congo, en la enorme colonia belga del mismo nombre. Entre las desmesuradas avaricias, inhumanidades, torpezas y estupideces de los colonos europeos, confía en encontrar a Kurtz, el personaje que parece puede proporcionar alguna justificación, algún sentido a tanto despropósito. Y finalmente, dará con él...

Para disfrutar (o padecer, y al mismo tiempo enriquecernos en cierto tipo de conocimiento), es preciso que nos identifiquemos con el autor-narrador-testigo, y nos dejemos llevar por él hasta ese corazón de las tinieblas, que no es tanto un lugar sino una condición de la naturaleza humana.

Francis Ford Coppola se inspirará en esta breve novela para una también durísima película sobre la guerra de Vietnam: Apocalypse Now (1979). Cambia la época, el escenario, los personajes, incluso los propósitos de su director, ahora principalmente antibelicistas, pero conserva la rotundidad de la denuncia de la obra original, que posiblemente también podamos aplicar a fenómenos mucho más actuales.

La Prehistoria



Las Presentaciones

Son las presentaciones que utilizaremos en clase. Compensa descargarlas para recordar mejor lo que hemos visto durante las explicaciones. Están en pdf.





Para saber más

A continuación incluyo varios documentos que te permitirán averiguar más sobre determinados aspectos de la prehistoria. Son muy distintos entre sí, pero todos se encuentran totalmente a tu alcance.

Prehistoria. Te proporcionará mucha información de forma gráfica y atractiva. Sin embargo, observarás que algunos apartados están un poco anticuados, pese a lo cual sigue siendo útil.

Catálogo de fósiles. Es un documento de consulta, ya que enumera casi todos los fósiles humanos que se conocen (faltan los más recientes). De cada uno proporciona los datos principales: quién, cuándo y dónde lo descubrió, características de cada resto...

Atapuerca (Burgos) es uno de los más importantes yacimientos prehistóricos del mundo. La razón de su importancia la averiguarás con este documento, formado por infografías que hacen más amena su lectura (para abrir el archivo puedes utilizar GonVisor).

Neandertal. Algunas páginas del excelente cómic de ese nombre realizado por Roudier. Reconstruye de forma excelente (aunque con imaginación) lo que pudo ser la vida de un grupo de formado por personas de esta especie tan próxima a la nuestra.

Viñetas de Le soleil des morts, de Huout.

domingo, 22 de enero de 2017

La revolución política del siglo XIX: los grandes cambios.

1. EL LIBERALISMO

El liberalismo es el nuevo sistema ideológico que combate al Antiguo Régimen y da paso a la Edad Contemporánea. Aunque existen muchas modalidades distintas en Europa y América en el siglo XIX, podemos reconocerles estas características comunes:

Parte del reconocimiento de la soberanía nacional como fuente de todo poder: un país ya no puede ser propiedad de un monarca. En consecuencia, todos los ciudadanos disponen de derechos y libertades individuales y, por tanto, de igualdad jurídica, lo que supone la desaparición de la sociedad señorial del Antiguo Régimen, basada en el concepto de privilegio, y el rechazo a los estamentos privilegiados, nobleza y clero. Pero mientras que la nobleza encontrará pronto acomodo en la nueva sociedad, el enfrentamiento con la Iglesia dará lugar al anticlericalismo, en distinto grado según los países.

Fruto de la soberanía nacional es la constitución, norma fundamental reguladora de la vida pública, con la que se quiere racionalizar el Estado, y en la que se establece una división de poderes entre el legislativo (hacer leyes), ejecutivo (gobernar) y judicial (juzgar). Por lo general, el objetivo es un Estado unitario, con unas leyes e instituciones comunes e iguales en todo el territorio nacional (al contrario que en el Antiguo Régimen) y centralizado, en el que las decisiones políticas y administrativas se toman desde la capital. Pero existen también Estados federales, especialmente en América.

Ante la imposibilidad de que la Nación ejerza directamente su soberanía, se establece un régimen representativo: los ciudadanos (varones) eligen a sus diputados en las elecciones. Pero la desconfianza ante la capacidad política de buena parte la sociedad lleva a restringirlas mediante el sufragio censitario: poseen derechos políticos aquellos que sostienen al Estado económicamente (los ricos y las clases medias acomodadas) o culturalmente (los intelectuales). Pero en la segunda mitad del siglo XIX comienza a reclamarse el sufragio universal masculino.

Pronto surgen los partidos, en los que se agrupan los políticos; son todavía muy informales y poco institucionalizados. Suelen ser grupos de cargos electos (élites), medianamente organizados en torno a personajes destacados (notables). Sólo a finales del siglo aparecerán los partidos de masas, que intentan encuadrar en su acción política a su base social. Por lo general, la izquierda defiende la necesidad de acelerar y profundizar la revolución, por lo que tiende a una mayor agitación política para la defensa de las libertades. La derecha, en cambio, considera prioritario gestionar lo ya conseguido, y por ello le preocupa más la administración del Estado y el orden público. Sin embargo, no son concepciones estables y a lo largo de los años y los países variarán su ideología y su práctica. Inicialmente, y en muchos países, la alternancia política resulta conflictiva: son frecuentes las revoluciones, la intervención del ejército al servicio de los partidos, y la corrupción electoral.






 a
2. EL RECHAZO DEL LIBERALISMO

Aunque los principios liberales se extendieron con cierta rapidez entre la población europea y americana, existieron grupos considerables que lo rechazaron, en distinto grado según los países.


DEFENSORES DEL ANTIGUO RÉGIMEN

Se caracterizan por su legitimismo monárquico (en Francia, borbónico o bonapartista; en España, carlista), y por su tradicionalismo (promueven los valores sociales, económicos, culturales y religiosos tradicionales). Suelen defender las leyes e instituciones históricas de las regiones (particularismo), por lo que rechazan el estado centralista, aunque son tan nacionalistas como los liberales. Como tienen buena parte de sus apoyos en grupos con poco peso en la vida social, como el campesinado, y tienden a situarse al margen de las instituciones liberales, pierden progresivamente importancia e influencia.






  
DEFENSORES DEL COLECTIVISMO

Inicialmente son intelectuales que observan los efectos negativos de las revoluciones política e industrial: la sociedad burguesa es injusta y se basa en la explotación de los trabajadores, los derechos ciudadanos sólo benefician a la clase propietaria, y por todo ello el liberalismo es condenable. La solución que proponen es una revolución social que establezca el colectivismo, la desaparición de la propiedad privada.

Los primeros socialistas
Calificados despectivamente como utópicos por Marx, crean diversos proyectos muy diferentes (los falansterios de Louis Fourier, por ejemplo). Fueron escasas las realizaciones concretas (las cooperativas de Robert Owen, los talleres nacionales de Louis Blanc...), y no lograron una excesiva difusión entre las bases a que se dirigían.

El anarquismo
Son los socialistas libertarios: Proudhon, Bakunin. Rechazan cualquier forma de autoridad: los estados, los ejércitos, las organizaciones burguesas y las iglesias deben desaparecer mediante la huelga general revolucionaria. Por ello se niegan a participar en el sistema liberal, son internacionalistas y rechazan la creación de partidos. La sociedad futura se organizará en comunas autónomas autogestionadas. En 1864 crearán en Londres la efímera Asociación Internacional de los Trabajadores (o I Internacional) junto con los marxistas. En el último tercio del siglo lograrán una considerable difusión, tanto entre trabajadores industriales como entre campesinos, aunque seguirán siendo minoritarios. Esta situación conducirá a algunos sectores a la justificación de la violencia, y a la práctica del terrorismo, denominado “propaganda por el hecho”, con atentados indiscriminados (gracias al uso de nuevos explosivos) o con magnicidios (asesinatos de reyes, políticos, generales, obispos...).

El marxismo
Son los socialistas autoritarios: Marx y Engels. Posee una mayor coherencia ideológica, lo que a la larga le dará más efectividad. Coincide con los anarquistas en el diagnóstico de la sociedad burguesa, en el internacionalismo y en las líneas básicas de la sociedad futura. Pero considera que sólo los proletarios (es decir, los obreros de la nueva industria) constituyen una nueva clase revolucionaria. Cuando la revolución triunfe se prevé el establecimiento de la dictadura del proletariado, en la que desde el estado obrero se reprimirá y eliminará el capitalismo y la sociedad burguesa. Concede mucha importancia a la creación de partidos y sindicatos socialistas (fuertes y organizados) que aprovechen las oportunidades que da la sociedad liberal. A finales de siglo lograrán una considerable implantación al evolucionar hacia un reformismo social (especialmente en Alemania), y en 1889 fundarán la II Internacional.



3. EL NACIONALISMO

El nacionalismo es una ideología que se generaliza en el siglo XIX en las corrientes liberales, en las tradicionalistas, e incluso entre los que se consideran internacionalistas. Consiste en reducir de forma absoluta la identidad de los individuos al hecho de pertenecer a una colectividad denominada nación, que engloba a sus actuales miembros, pero también a las generaciones del pasado o del futuro. Exagera el patriotismo, y sostiene que a la nación deben supeditarse todas las creencias, ideologías, intereses, e incluso la propia vida.

Es consecuencia de estos dos principios ideológicos: La soberanía nacional, que considera a la nación como único sujeto soberano, y la nacionalidad, que establece que cada comunidad nacional ha de poseer su propio estado. Y se fundamenta, de forma algo contradictoria, tanto en lo emocional (ante todo, y por influencia del tradicionalismo, las personas sienten su pertenencia a una lengua, una historia, unas costumbres, unas tradiciones y leyendas, un paisaje…), como en lo racional: ante todo, y por influencia del liberalismo, las personas pactan su pertenencia jurídica a un país, con sus leyes propias, con el reconocimiento de derechos ciudadanos…)

Los diferentes estados pasan a considerarse ante todo naciones, tanto si poseen una larga historia (Francia, Reino Unido, España...) como si son de reciente creación (Estados Unidos, Méjico...). Pero existen numerosas comunidades nacionales insatisfechas, lo que da lugar a sus dos variantes principales: nacionalismo emancipador (la comunidad nacional busca separarse de un estado mayor en el que no reconocen su nación; es el caso de los checos, de los polacos, de los irlandeses o, más tardíamente, de catalanes y vascos en España), y nacionalismo unificador (varios estados separados se consideran miembros de una misma nación; es el caso de alemanes e italianos.)

Naturalmente, los procesos nacionalistas son normalmente conflictivos, ya que casi nunca está claro qué constituye una nación. Así, por ejemplo la región de la Alsacia, de lengua alemana pero de historia francesa fue constantemente disputada por sus vecinos. Además, no suele existir un consenso dentro de la propia comunidad: existen diversas identidades nacionales contradictorias, lo que genera acusaciones de traición que, en ocasiones derivan hacia la violencia indiscriminada.

En cualquier caso, los nacionalismos del siglo XIX refuerzan la propaganda para “nacionalizar” a grupos que inicialmente están escasamente “nacionalizados”. Por eso se multiplica el uso de símbolos (desde la bandera, el himno y el escudo, hasta prendas de vestir determinadas), la construcción de monumentos a los personajes y hechos “gloriosos” de la nación, la propagación de una interpretación nacionalista de la historia y de la cultura del grupo (basada en buena medida en un catálogo de “agravios” históricos o ficticios causados por el “enemigo”). Dos medios de gran importancia para la trasmisión de la ideología nacionalista fue el establecimiento de la educación obligatoria y del servicio militar obligatorio, naturalmente ambos controlados por el estado.

miércoles, 18 de enero de 2017

Aragón: su mapa físico

Ordesa. ¿Qué tipo de valle es?

Estamos trabajando el mapa físico de Aragón, y aquí tienes el enlace de descarga de la presentación que hemos utilizado en clase.

Recuerda que puedes bajarte más mapas mudos en el Atlas Geográfico.


Meandros del Ebro en Caspe.